dilluns, 12 de gener de 2015

SANTA MARIA DEL CASTELL DE MÓRA




Artur Cot i Miró al seu llibre L'Església Parroquial de Sant Joan Baptista escriu: “ Ramon Berenguer IV, aquí la història donà el qualificatiu de Sant per raó de la seva tan ponderada virtut, en la seva tasca organitzativa de les noves terres conquerides deixà, com hem dit  mostres de la seva pietat; a Móra molt probablement hi deixaria la imatge de Santa Maria del Castell, documentada poc temps després de la reconquesta”.

“Sobre la imatge i culte de santa Maria el canonge O'Callaghan, arxiver de la seu de Tortosa va escriure una interessant pàgina que reproduïm per ésser una de les primeres de la nostra història religiosa i confirmat el culte antiquíssim que la Mare de Déu  ha rebut sempre a la Diòcesi de Tortosa”.

“Antigua capilla del castillo de Móra d'Ebro, dedicada a la Santísima Virgen”.
 “Fue tanto lo que padecieron los cristianos, durante el largo tiempo de la dominación musulmana, i tal su gratitud a Dios nuestro Señor al verse libres de aquel yugo insoportable, que los cánticos de la más pura alegría resonaron por todas partes, levantandose altares i templos, donde poco antes había mezquitas inmundas, o alcázeres en los que ondeaba la media luna.”

 “Los puntos inmediatos al rio Ebro, como ahora sucese, debieron ser de gran importancia en la época de los árabes, para asegurar las comunicaciones por el rio, i defender sus pasos. De ahí dimana los antiguos castillos de Flix, Ascó, Móra d'Ebro i Miravet”.
 “Concretándonos en el de Móra d'Ebro, se lee en documentos del archivo de esta catedral que huvo allí en tiempos remotos, una capilla i un beneficio dedicados a la Vírgen Santísima, que se fundaron luego de haber sido expulsados los moros de este país”.

 “El dato más antiguo que existe, es una donación otorgada en 17 de julio del año 1172, en el cual Alberto de Castellvell y su consorte Sibila, cedieron a la iglésia de Santa Maria del Castell de Móra, una finca que fue de un moro, i estava segun parece cerca del rio Ebro, i muy próximo a la villa de Móra, pues en los lindes se hace mención de la Barca del Pas".

 “Más adelante, en 5 de febrero de 1236 se instituyó una capellania en la iglésia del Castell de Móra, por Dª Alamanda Subirats, nieta de dicho Alberto Castellvell”.

 “En el documento de fundación se dice, que se crea perpetuamente la capellania, para que el sacerdote que se nombre preste su servicio en dicha iglésia del castell de Móra”.

 “Segun parece, la expresada D.ª Alamanda era señora feudal del castillo de Móra, pues designarse las personas que debian hacer el nombramiento cuando ocurriese una vacante, dice, que después de su fallecimiento nombre capellán el Señor del castillo de Móra, quien deberá presentarlo al señor Obispo de Tortosa, dentro de cuarenta dias, para que lo instituya; i si no lo nombrase en ese tiempo, que lo haga el Obispo”.

“Después designa las rentas que debía disfrutar el capellán, entre las cuales está el diezmo de la barca, i el de los molinos, que probablemente serian los del rio, pues ya los usaban los árabes”,

 “Y concluye diciendo, que el capellán debía vivir en el castillo, teniendo allí su casa y residencia”.

 “No se sabe hasta que tiempo se conservó dicha capilla; es de creer que ya no existía a principios de este siglo, pues actualmente apenas queda recuerdo”. (1).

 O'Callaghan., R. “Anales de Tortosa” any 1888. Vol. III. Cap. XXX, pàg 129 a 131.

Joan J. Duran Miró (2006)